Empoderamiento Femenino

Tiempos difíciles para ser mamá

Una vez más, llegó el 10 de mayo, ese día del año en el que nos tomamos un ratito para reconocer a las increíbles mujeres que nos hicieron, agradecerles y apapacharlas. Pero este año es distinto al resto, inclusive yo diría que este año es especial. Porque estos no han sido tiempos fáciles para ser mamá. Ya de por sí eran bastante increíbles intentando malabarear entre su vida personal, familiar y laboral, pero con la pandemia, se vieron obligadas a agregar muchos elementos nuevos a su complicada ecuación. Vimos a mujeres convertirse en maestras, psicólogas y hasta enfermeras de la noche a la mañana. La línea que separaba al trabajo del hogar se borró, uniéndose todo en un mismo espacio, haciendo que perdiéramos la noción de donde comenzaban ellas y terminamos nosotros. 

Ser mamá se convirtió en una chamba más demandante, una que implicaba más sacrificios y que a pesar de todo fueron capaces de delegar como las grandes. Presenciamos la angustia y miedo que trae consigo el cambio, pero también la fortaleza que puede llegar a sembrar. 

Este año fue un testamento a lo enormes que son estas mujeres, a la capacidad que tienen para adaptarse por el bien de su familia. Entre tanta inestabilidad y desafíos,  las madres se convirtieron en un pilar aún más fundamental dentro de nuestras vidas. Algunos tuvimos la suerte de experimentar su dedicación más de cerca,  pero muchos otros tuvieron que anhelarla a distancia. Haciendo aún más latente el impacto e importancia que integran en nuestras vidas y esperando con paciencia el momento en el que pudieran regresar a ellas. Estos no han sido tiempos fáciles para ser mamá, pero aún así lo fueron y nos demostraron una vez más que su fuerza, no conoce  límites. ¡Gracias mamás!